lunes, 12 de septiembre de 2011

Thinking...

Hoy al sacar al perro, como todos los dias, me di cuenta que siempre camino mirando al suelo. Probablemente desde mi lesion de rodilla, cuando tenia que ir pendiente de los pequeños obstaculos.

Mi barrio tiene cosas buenas y malas, pero una de las mejores es el mirador del parque por donde saco siempre a Buddy, un mirador que la gente visita, desde donde se ve todo Madrid, y desde donde yo nunca me paro a mirar.

Suele pasar, todo el mundo dice que no sabemos las cosas que tenemos hasta que las perdemos. ¿Le pasara eso a todo el mundo o solo a unos pocos?
Toda la vida he sido muy consciente de lo bueno que tengo en mi vida, pero tambien demasiado consciente de lo malo. Cada dia intento valorar lo primero, darme cuenta de que en realidad, tengo mucha suerte, pero no siempre lo consigo... a veces se me olvida, me centro en las cosas malas que existen a mi alrededor, y dejo de aprovechar el momento.

Ultimamente me han dicho mucho que tengo que abrir mi mente; a veces pienso que es verdad... otras veces pienso que la tengo demasiado abierta, y que ojala la pudiera cerrar totalmente para que las cosas que pasan a mi alrededor dejaran de afectarme.

Siempre me ha costao superar etapas, creo que le cojo cariño a la gente demasiado rapido, y cuando esto pasa, me dejo llevar demasiado, y hago demasiadas cosas por los demas, me imagino que poco valoradas.
Ahora estoy pasando por una de esas fases de transicion, en la que una etapa de tu vida acaba, y hay que luchar por empezar una nueva. Siempre me han costado estas cosas, esta vez no podia ser menos...

Mis padres siempre me han enseñado que me lo tengo que currar, que si quiero algo tengo que luchar para conseguirlo. A mis 24 años, la vida me ha enseñado despues de varias experiencias, que hay cosas que por mucho que luches por ellas, no se pueden conseguir. En esos casos lo mejor es asimilarlo cuanto antes, y mirar hacia nuevos objetivos. Pero esas transiciones en las que te das cuenta de que tienes que dejar de intentarlo, son muy duras...

Ahora me gustaria que el tiempo pasara muy rapido hasta ese momento en el que sienta que he superado la fase, que soy una persona nueva, y que tengo nuevas ilusiones, nuevos objetivos que conseguir. Pero no funciona asi... hay que aguantar el tiron, tener paciencia en los momentos malos, y mirar hacia delante con las experencias del pasado que nos dicen que el tiempo todo lo cura... casi siempre.

Hoy me di cuenta que siempre camino mirando hacia el suelo, subi a lo mas alto de una de las montañas del parque, y me dedique un rato para mi, para pensar, para observar, para aprovechar ese sitio que nunca valoro.

Nadie me estaba viendo alli sentada, y sin embargo yo podia ver todo Madrid... es curioso.

2 comentarios:

Daniel García Tapia dijo...

Hola niña, como te he escrito en el facebook, no hay nada imposible solamente camninos difíciles, solo hay que tener paciencia y mucho ánimo para llegar al final.

PD: yo quiero que me lleves a ese miradorrr.

Un besote gordo

Tania dijo...

Son precisamente esas etapas en donde "hay cosas que por mucho que luches por ellas, no se pueden conseguir" son las que nos hacen madurar y crecer como personas, nos hacen reflexionar y ser más fuertes. Siempre duelen, seguimos adelante mirando un poco de reojo hacia esa experiencia, y cuando pasa el tiempo muchas veces se agradece que haya sucedido porque enfrentamos otras situaciones con una lección aprendida.
Buena reflexión y recuerda darle tiempo al tiempo, aunque duela, todo pasa.
Bonita foto!
bss
Tania