miércoles, 27 de agosto de 2008


Si hace nada escribia sobre como habia sido mi caida y mi recuperacion, ahora escribo sobre mi vuelta a empezar.Ayer hizo una semana desde que me operarion, y aun me quedan 5 dias para que me quiten la media escayola que llevo desde entonces, con todo lo que eso conlleva.Hay momentos en los que soy positiva y digo que solo me quedan 5 dias. Hay otros momentos en los que no lo soy tanto, y digo que todavia me quedan 5 dias. Han sido muchos los ratos de aburrimiento, impotencia, incluso desesperacion cuando me sentia mas inutil que en toda mi vida. La primera vez que me levantaron de la cama las enfermeras, al irme a sentar en una silla, no sabia donde meter la pierna, cada milimetro de movimiento me dolia, y una vez mas, acabe desmayandome. Cuando recupere la conciencia, creo que fue cuando mas "miedo", si es que se puede llamar asi, pase, porque me parecia imposible poderme levantar. Pense incluso que lo que mas me apetecia era quedarme en el hospital, porque me iba a resultar imposible valerme en mi casa. Y la verdad es que los primeros dias han sido asi.Es un sentimiento de inutilidad enorme el tener que avisar para poder bajar del sofa, y que venga alguien, me coja la pierna, y le tenga que ir guiando como si fuera una grua levantando algo muy fragil. Creo que sobra seguir contando cosas, porque quien lo ha pasado sabe lo que es, y quien no, no lo puede saber. Por lo menos, yo no me lo habia imaginado asi, con tanto dolor durante y despues de la operacion, y sin poder moverme de casa.Aun asi, sigo en Miraflores, lo cual me deja cierta libertad al poder bajar a tomar el aire al jardin, al tener q hacer algo de ejercicio para subir las escaleras hasta la habitacion, y tener mas metros cuadrados por los que poder respirar. De verdad creo que si hubiese pasado estos dias en el piso de Madrid, se me hubiera caido la casa encima.Al menos aqui respiro aire de la sierra, y me da algo de sol, aunque sea en el jardin. Tambien he tenido muchas llamadas, mensajes y visitas de famila y amigos, pero la mas importante siempre es la de Mario, que siempre que puede pasa unos dias por aqui, lo cual me sirve muchisimo para entretenerme, y estar en buena compañia.Como el ultimo dia en que subimos los dos a Morcuera, a ver aquello que ya hace mas de dos meses que no veia, y a recordar el olor a pinar que hay por alli, donde, como yo digo, huele a sierra.En tanto tiempo que gasto inutilmente, y en el que si, reconozco que tendria que estar estudiando, he preparado incluso el entrenamiento que seguire cuando empiece la rehabilitacion, y tenga la movilidad por lo menos como la tenia antes de la operacion.Estoy deseando poder volver a dar pedales, aunque por un buen tiempo tendra que ser solo por carretera (se me acabo esta temporada de ciclocross antes de empezar). No hay nada que me apetezca mas que sentir el cansancio mezclado con el orgullo y la satisfaccion de una buena paliza en bici.


Por cierto, una cancion que estoy escuchando mucho estos dias: "Ella", de Bebe